Cómo elaborar un buen plan de comunicación en un centro educativo (Fase III: Líneas de Acción y Recursos)

Home / Comunicación y Marketing Educativo / Cómo elaborar un buen plan de comunicación en un centro educativo (Fase III: Líneas de Acción y Recursos)

Cómo elaborar un buen plan de comunicación en un centro educativo (Fase III: Líneas de Acción y Recursos)

Análisis CAME En los artículos pasados analizamos nuestra situación actual en el mapa (análisis y diagnóstico), y hemos decidido hacia dónde vamos (establecimiento de metas). Hoy nos centraremos en dibujar el camino desde nuestro punto de partida hasta nuestro fin. Diseñar el camino no es más que establecer políticas, planes o líneas de acción concretos para suplir las debilidades, apoyarnos en las fortalezas, minimizar las amenazas del entorno y aprovecharnos de las oportunidades. Para ello existen múltiples herramientas. Una de las más utilizadas es el Análisis CAME.

 

En CAME se busca, a partir del Análisis DAFO:

  • Corregir las Debilidades.
  • Afrontar las Amenazas.
  • Mantener las Fortalezas.
  • Explotar las Oportunidades.

Como no podemos abarcar todas las áreas a la vez, debemos marcar bien el camino y tener siempre presente la meta, de modo que cada cierto tiempo reflexionemos sobre nuestro progreso. Si lo hacemos con una periodicidad muy laxa, por ejemplo cada dos meses, nuestro avance será lento, o podemos desviarnos mucho de la ruta sin darnos cuenta, lo que nos desmotivará, dificultará la tarea y finalmente no se cumplirán los objetivos. Por el contrario, hacerlo con una frecuencia excesiva, por ejemplo diariamente, puede llevarnos a pérdidas de tiempo, o a buscar resultados inmediatos, lo que también nos llevará al fracaso.

Para examinar los indicadores debemos fijarnos una periodicidad semanal o quincenal

Y, ¿en qué frentes debemos desarrollar las líneas de acción de nuestro plan de comunicación?

Debemos fijarnos en nuestro diagnóstico CAME y en nuestro establecimiento de metas para elegir de entre los siguientes ámbitos de actuación:

  • Desarrollo de la marca:

    Dentro de este capítulo podemos englobar el restyling de nuestro logotipo e isotipo para ajustarse a un entorno más actual, el naming de nuestros servicios, o el uso y unificación de la marca en todos los ámbitos de presencia mediante un libro de marca.

     

  • La imagen que trasmiten nuestras instalaciones:

    Desde la cartelería, la señalización y señalética, el matenimiento, la  limpieza, la fachada y otros.

     

  • Comunicación interna y externa:

    No sólo se debe mejorar la comunicación de puertas hacia fuera, sino también debemos mejorar la comunicación entre los miembros de nuestra comunidad escolar: personal docente, directivo y auxiliar, padres, alumnos y antiguos alumnos. Cuando hablamos de Comunicación, no nos referimos únicamente a comunicación verbal, sino también a vestuario, higiene, gestos, comunicación escrita, puntualidad, etc.

     

  • Comunicación on-line y off-line:

    En la actualidad no podemos basarnos únicamente en una de las dos modalidades. Más de un 53% de la población tiene acceso a internet en la palma de su mano y ese porcentaje crece de manera notable. Sin embargo la comunicación tradicional resulta aún muy poderosa. Dentro de la Comunicación on-line resulta especialmente relevante nuestra presencia en Blogs, Redes Sociales y Foros, y para la Comunicación off-line también habrá que considerar la presencia en Concursos y Eventos que mejoren nuestro prestigio.

     

  • Desarrollo de campañas de captación de clientes:

    Uno de los más usuales objetivos del plan de comunicación suele ser este. Para ello sugerimos la mejora del proceso de visitas de potenciales clientes, y aumentar el alcance de nuestro  público objetivo mediante el desarrollo de eventos promocionales, jornadas de puertas abiertas, etc. entre otros.

     

  • Otras acciones

    Como Marketing de Guerrilla, Marketing ATL, etc.

    Alternativas para superar los obstáculos del camino En el desarrollo de un plan de acción hay que tener en cuenta los aspectos básicos de cualquier planificación:

    • Persona responsable de cada plan de acción y equipo a su cargo.
    • Tiempo asignado a cada persona para su ejecución.
    • Recursos materiales disponibles.
    • Recursos económicos disponibles.
    • Plazo para alcanzar los objetivos propuestos.
    • Indicadores con los que medir el avance de forma objetiva.

     

 

Es muy conveniente fijar un calendario, o un Diagrama Gantt, para evaluar el seguimiento de los planes de acción durante las reuniones

Respecto a los recursos humanos es conveniente considerar si debemos subcontratar ciertas tareas a profesionales externos, o si es mejor la realización por empleados del centro. Para valorarlo debemos tener en cuenta 2 aspectos:

  • La importancia de la tarea para la persona: Si se delega la tarea en un empleado sin modificarle las horas de trabajo ni aumentarle el salario, éste deberá disminuir el tiempo dedicado a otras tareas más importante para el desarrollo de su puesto de trabajo, por lo que pueden resentirse otras áreas de la empresa, o puede que el empleado no se implique en la tarea.
  • La especialización requerida por la tarea: quizás no tengamos en plantilla a nadie suficientemente capacitado y con experiencia para realizar algunas de las acciones marcadas. La política de “poner parches” suele conducir a resultados catastróficos.

Lo que suele dar mejores resultados es subcontratar al experto y ejecutar parte de las acciones con personal propio.

Showing 2 comments
  • genesis
    Responder

    muy buen artículo , ¿no hay una fase 4 ?

    • Fernando Chust
      Responder

      De momento no lo tengo previsto. Pero si quieres que profundice en alguno de los conceptos no dudes en decírmelo. Gracias por tu valoración.

Responder a genesis Cancelar respuesta


cuatro − 4 =

Start typing and press Enter to search